Apreciado Consejero, 

Realmente quedé impactada al escuchar su programa ENCUENTRO aquí en Massachussets. En su programa en el día de hoy, usted entrevistó a una señora que en su niñez fue abusada por su hermano y nunca recibió cariño o afecto de su padre. En ese momento me encontraba trabajando y escuchando el programa. Ernesto, le diré que tuve que detenerme pero comencé a llorar con esa entrevista, ya que yo también atravesé por algo similar.
Lo triste de mi historia es que es mi madre se decía ser cristiana. Yo crecí escuchando del evangelio, pero ahora que soy adulta se me hace muy difícil regresar a los caminos de Dios. ¿Por qué? Simplemente porque mi corazón está cargado de odio contra mi madre y mi padrastro.
Nunca comprenderé porque una madre le puede volver la espalda a su propia hija. Cuando tenía 15 años, me atreví a contarle a mi madre lo que su marido me había hecho. (El me abusó) Y esta fue su respuesta: “Se va él o te vas vos.” Ese fue el día más negro de mi vida. Desde entonces decidí que nunca más le contaría a nadie acerca de esto, hasta hoy que abro mi corazón con usted. Después de que mi madre me rechazó, me torné a las drogas y los bailes, pues en esas cosas buscaba llenar mi corazón, curar las heridas y el dolor que cargo.
Ahora tengo 32 años, pero el dolor es el mismo. No he podido perdonar a mi madre o a mi padrastro. Tengo mucho rencor y odio; muchas veces he deseado la muerte de mi padrastro. No puedo seguir escribiendo más Estos recuerdos me causan mucho dolor, pero necesitaba dejarle saber que su programa ha tocado mi vida y quiero perdonar pero siento que es muy difícil para mí. Ojala que algún día pueda acercarme a Dios otra vez.
Una hija decepcionada.

Respuesta:

Apreciada amiga, 

Gracias por compartir tu historia conmigo. Me alegro saber que nuestro programa de radio te ha llevado a la reflexión. El dolor y las heridas del corazón no se sanan con drogas, bailes o con el silencio en el cual has decidido refugiarte. Por el contrario el silencio causa aislamiento y más dolor. Es como una olla de presión, al final explotará si no la destapas.
Tristemente el abuso sexual, físico y emocional, es una realidad en nuestro mundo. Lo más doloroso es lo que tú comentas: ¨¿Cómo una madre pueda volverle la espalda a su hija y convertirse en cómplice de un pedófilo?¨ Toda madre por naturaleza tiende a defender a sus hijos, pero sabemos de algunas que prefieren proteger a estos delincuentes en vez de denunciarlos y ponerle fin a estas aberraciones. Tampoco yo entiendo porque una madre puede preferir a un “hombrecito” como este y rechazar a su hija. Confiemos en que tu madre también buscará ayuda.
Como consejero cristiano tengo que recomendarte volver a los caminos del Señor; no solo para sanidad de tu mente, sino para la salvación eterna de tu alma. Jesucristo es el único camino hacia el padre. (Juan 14:6)
Mi amiga, aceptar la salvación que Cristo te ofrece; es el primer y esencial paso. Cristo nos introduce al Padre quien esta listo para limpiarnos y sanar nuestras heridas emocionales. (1 Juan 1:9) Esta es una humilde sugerencia; la decisión es tuya; ni yo, ni nadie, podrá hacer esta decisión por ti. Hoy puedes comenzar tu sanidad, con una simple oración, en la cual le pides perdón a Dios por tus pecados y luego tendrás que crecer en la lectura de la Biblia.

Aquí te dejo algunos principios que Cristo nos enseñó sobre el perdón.
Pasos para deshacerse del ese odio que carga tu corazón.
Número uno: Aceptar que tú no fuiste culpable. (Fuiste la victima)
Número dos: Entender que no hay necesidad de continuar la vida como una victima. Que en Cristo puedes disfrutar la vida. ¨ ¿Cómo?¨ Preguntarás.
Toma nota de la expresión “EN CRISTO”.
EN CRISTO: Fuiste perdonada. “En él tenemos la redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados, conforme a las riquezas de la gracia.” (Efesios 1:7)
EN CRISTO: Estás edificada. “Arraigados y edificados en él, confirmados en la fe como se les enseñó y llenos de gratitud.” (Colosenses 2:7)
EN CRISTO: Tienes poder para perdonar y vivir con amor. “Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio.” (1 Timoteo 1:7)
EN CRISTO: Tienes una nueva posición en el cielo. “Y en unión con Cristo Jesús, Dios no resucitó y nos hizo sentar en las regiones celestiales.” (Efesios 2:6)
EN CRISTO: El dolor se convierte en gozo y confianza. “Alégrense siempre en el Señor. ...Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (Filipenses 4: 4, 13)
Esa es la información que debes procesar en tu intelecto y creerlo por la fe. Ahora te sugiero lo práctico.
Hacer una oración en la cual le expresas a Dios que estás lista para aceptar el perdón que Cristo pagó con su muerte en la Cruz “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino tenga vida eterna.” (Juan 3:16)
Toma un tiempo para disfrutar el consuelo y la gracia de Dios. Cuando somos genuinos en nuestras oraciones, podemos sentir como su Espíritu Santo da testimonio a nuestro espíritu que somos hijos de Dios. “El Espíritu mismos le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.” (Romanos 8:16)
Ahora estás lista para enfrentar tu dolor y decidir perdonar, es la única manera de deshacerse de ese saco de odio y rencor que has cargado toda tu vida.
Cuando ores esta noche, dile a Dios que estás dispuesta a perdonar a tu madre (y exprésale a Dios porque la perdonas) y haz lo mismo con ese hombre que te abusó. Eso no los libera a ellos de ninguna culpa; te libera a ti; Dios sanará a tu espíritu y andarás en una nueva dimensión.
Gracias por considerarme tu amigo y abrir tu corazón como lo hiciste.
Dios te ama y yo también.

Ernesto Pinto








Btn Preguntale A Ernesto
Btn Preguntale A Ernesto

Por favor lléveme en oración....Hay personas que me piden: “Pastor, lléveme en oración” sin embargo ellos no oran….
 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Audio Player
 
Subscribase Para Nuestro Podcast

                   



Busque su Emisora de Radio:


País :

Provincia/Estado: