Querido Pastor y Consejero, 

Admiro mucho su profesionalismo; yo soy una asidua oyente de su programa ENCUENTRO y es por eso que me animé a escribirle. 

Comenzaré diciéndole que soy cristiana y estoy por cumplir veinte años. Soy universitaria en la carrera de psicología. 

Estoy en un dilema; ya que he caído en una situación que me roba la paz espiritual. Yo era una señorita con muchas ganas de servir a Dios hasta que un día entré por casualidad a la habitación de mi padre y al entrar me sorprendí ver a mi papá viendo una película pornográfica. Fue solo unos segundos y luego me retiré despacio sin que él se diera cuenta. Sin embargo, vi una de esas imágenes y esa noche no pude dormir. Al día siguiente cuando mi papá no estaba en casa me dediqué a ver esa película. Fue horrible lo que vi, señor Pinto. Eso me afectó de tal manera que desde entonces estoy luchando con la masturbación. 

Me siento tan sucia. Sé que Dios ya no me escucha; ya que Le he pedido perdón a Dios, pero solo puedo dejar de hacerlo por unas semanas y luego vuelvo a caer en esa depravación. Necesito ayuda; le confieso que ya no veo más películas pornográficas, pero lo de la masturbación no lo puedo dejar. Me siento sucia; ya no puedo orar con alegría; me avergüenzo acercarme a Dios. De verdad le digo que en mi corazón hay muchas cosas que hoy no puedo contarle.
Yo sé que mi papá le está siendo infiel a mi mamá y ahora siento odio contra él. La tristeza más grande es que él (mi papá) asistía a la iglesia con nosotros. 

Espero su consejo lo más pronto posible. 

Angustiada y alejada de Dios 


Respuesta

Apreciada Amiga,

Gracias por tu consulta y me alegra saber que nuestros ministerios radiales, te estén trayendo reflexión.

Verdaderamente las adicciones y depravaciones de nuestra mente nos roban la paz con Dios. Sin embargo, esa es la razón por la cual necesitábamos un Salvador y Dios nos envió a Su Hijo, Cristo Jesús.
(Vea 1de Timoteo 1:15) “…Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.”

Si hay esperanza; no hay razón por lo que digas: “Sé que Dios ya no me escucha.” Todos los seres humanos fallamos, pero si nos acercamos a El, El se acerca a nosotros. Esa es la promesa que encontramos en
Santiago 4:8.

Me entristece escuchar que un padre pueda traer la basura de la pornografía a su casa y exponer a sus hijos/as a esta religión de demonios. Como ya lo experimentaste en carne propia la pornografía es una adicción que puede destruir nuestra paz interior. Personalmente estoy convencido que esta “industria” está dirigida por influencias demoníacas. (Efesios 6:10-12)

Por lo que comentas has abandonado el ver películas pornográficas pero sigues atrapada en la masturbación. En realidad lo que te afecta es el “MOMENTO” en que quedaste atrapada. Ese día que viste a tu padre, espiritualmente te afectó saber que tu padre estaba haciendo tal cosa. Después de esa impresión (MOMENTO), como cuentas, esa noche no pudiste dormir. (Ahora entenderás porque digo que es una religión de demonios.) Luego tomaste acción, al decidir ver la película.

Fuiste tú la que decidiste imprimir esas imágenes en tu mente que te llevaron a la lujuria y luego a la masturbación; la cual es también sumamente adictiva.

¿Que hacer? 

En primera instancia reconocer que la pornografía y la masturbación son un problema y que necesitas ayuda. (Eso ya lo hiciste al escribirme) Pero también podrías buscar ayuda en alguien de confianza con quien orar y conversar.

Dos: Yo te hablé de un “MOMENTO”; eso tiene que ver con tu padre. Conciente o inconcientemente culpas a tu padre por lo que te está pasando, y es por eso que dices: “y ahora siento odio contra él”
Mi sugerencia es que en oración le digas a Dios que estás dispuesta a perdonar a tu padre por haberte introducido a la pornografía. (Vos y yo sabemos que literalmente no fue así, pero si espiritualmente, porque tu padre debería ser el líder espiritual de esa casa, y un líder espiritual nunca traería pornografía a la santidad del hogar)

Tres: Sugiero que hagas un pacto escrito con Dios, en el cual renuncias a la pornografía y la masturbación. Al hacerlo debes recordar que tu cuerpo es templo del Espíritu Santo
(1 de Corintios 6:12-19)

Por ultimo confiesa la Palabra de Dios. Cuando venga ese pensamiento a tu mente de que “Dios ya no me escucha”, puedes citar Romanos 8:1 “ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” Ante las debilidades humanas y las acusaciones de Satanás, acostúmbrate a citar la poderosa Palabra de Dios.

Santiago 4:8 dice: Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.”

Dios te ama y yo también,
Ernesto Pinto

Btn Preguntale A Ernesto
Btn Preguntale A Ernesto

Descansar en el Senor. Descansar, es una palabra facil de accion dificil.  

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Audio Player
 
Subscribase Para Nuestro Podcast

                   



Busque su Emisora de Radio:


País :

Provincia/Estado: