Señor Consejero, 

No sé porque le escribo, pero quiero que sepa que para ser prostituta uno no necesita estar en la calle. Ahora hay muchas y muchos en este oficio desde su casa, por Internet, “masajistas”, saunas, etc. Muchas que se creen la gran cosa están siendo infieles a sus maridos y son unas prostitutas virtuales.

¿Cómo empecé yo?.. Ahora mismo soy una chica de 19 años y empecé a andar en este mundo de prostitución por un chico que conocí en el chat (Internet); me habló y me dijo cosas bonitas y qué si quería ganar mucha plata. Como mi familia pasaba por problemas económicos acepté. Mi primer” trabajo” fue salir como dama de compañías para los hombres y ellos me pagaban por mis servicios. 

El problema era que tenía que acostarme con este chico y también darle la plata que ganaba. Finalmente me aburrí y lo deje y me fui a hacerlo sola. Hasta ahora no me puedo quejar; me ha ido bien. Pero por más que gano y aún mi familia siempre tiene deudas y cada día es peor; ya no sé que hacer. Si, todo comenzó por ayudar a mi mamá. 

Para no cansarlo, salí embarazada de un chico; lo bueno es que no me dejó sola en eso. Lo malo es que tuve que abortar la criatura que llevaba en mi vientre. Usted sabe aún soy joven y no quiero que mi madre se entere, pues, me mataría. Muy bien, sé que cometí un error; mi mamá es evangélica y yo también tengo conocimiento de la palabra de Dios y sé que es pecado y seguro que DIOS está muy molesto conmigo. Pero, no hay otro trabajo donde me pueda ganar la misma cantidad. Ya que aquí todos pagan una miseria y trabajas muchas horas. Pero señor Pinto, la verdad, no sé que hacer; quiero salirme de esto y no sé como hacerlo. La realidad es que necesito pagar mis estudios y ayudar a mi mamá por que soy la única hija que ha quedado en casa. 

Lo más triste de todo esto es que mi mamá no sabe nada de esto y tengo miedo de que algún día se entere de quien realmente soy. Sé que será muy doloroso para ella. Bueno, lo que me consuela es que no solo soy yo la que está metida en este feo mundo; conozco a muchas chicas metidas en esta vida dura y muchas de ellas metidas en pornografía y drogas. Gracias a Dios yo no he caído tan bajo. 

Quiero salir, ayúdeme. Si mi madre llega a saber se muere. Si es que Dios es poderoso, que me saque de esto. 

Corazón Roto 


Respuesta:

Querida amiga, aprecio mucho que has descrito tu vida con la transparencia que lo hiciste.

Me anima escucharte decir: “no sé que hacer; quiero salirme de esto y no sé cómo hacerlo”. También me dices que tienes conocimiento de la Palabra de Dios y bueno eso te deja sin excusas. Sabes perfectamente bien que la prostitución te degradará cada día. Lo más triste es que te consuelas comparándote con otras y piensas que no he “caído tan bajo”.
La verdad es que TODOS hemos caído muy bajo; el pecado en nuestra naturaleza nos aleja de Dios. (Romanos 3:23)

Antes de decirte algo más quiero decirte con autoridad: “hoy puedes abandonar esa vida y comenzar de nuevo porque Dios ha provisto salvación y una vida nueva para ti.” (2 Corintios 5:17)En tu nota me dices: “Si es que Dios es poderoso, que me saque de esto”. El es poderoso pero nunca te obligará; es tu responsabilidad DECIDIR tomar otro rumbo y estoy seguro que su poder irá contigo. Y te dirá como le dijo a la mujer que encontraron en adulterio: “Vete en paz y no peques más.” (Juan 8:11)

Me cuentas que caíste en la prostitución por el engaño de un proxeneta, pero que ahora estás atrapada por el dinero fácil que adquieres. Debes de darle gracias a Dios, ya que cuando vendes tu cuerpo, tu alma te lo reclama. Tu conciencia te hace sentir mal y es por eso que me confiesas que no te gustaría que tu mamá se enterara de tu vida secreta. Yo te animaría a que te hagas estas preguntas: ¿Qué es peor?... ¿Qué tu mamá sepa de lo que haces? o ¿Qué te pierdas eternamente? Dios ya sabe lo que estás haciendo; y muestra de que El te ama es que te ha llevado a la reflexión y a escribirme. Me alegra que Dios te permitiera escuchar nuestro programa de radio. Espero que no quedes solo en la reflexión; pero que tomes acción y camines a los brazos del Único que puede salvar tu alma y liberarte de las garras de la prostitución.

En tu nota hablas de un aborto. Mi amiga: alejada de Dios, seguirás de fracaso en fracaso; como dices, por mucho dinero que ganes, no lo ves, es como echarlo en saco roto. Te aseguro que si no te refugias en Dios, seguirás tomando muchos de estos tragos tristes y amargos.

Cristo Jesús te dice: “Hija Yo quiero perdonarte quiero ayudarte a salir de ese infierno. Yo te amo”. (Juan 3:16)

Si abres hoy la puerta de tu corazón, puedes levantarte y caminar por la senda de la sanidad y la restauración. (Apocalipsis 3:20)

No me cabe duda que si en este momento con sinceridad le invitas a tu vida, El te dará la fuerza para abandonar la prostitución y cualquier otra atadura del diablo. El vino para deshacer las obras del diablo. (1 de Juan 3:8)

Confía en El y El te proveerá lo espiritual y también en lo financiero. El quiere ser tu suplidor.

Espero que sigamos en contacto,
Ernesto Pinto
www.encuentro.ca




Btn Preguntale A Ernesto
Btn Preguntale A Ernesto

Pastor, ¿qué haría usted en esta situación? En el día de hoy llegó a mi consultorio una joven de unos 19 años aproximadamente …. 
 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Audio Player
 
Subscribase Para Nuestro Podcast

                   



Busque su Emisora de Radio:


País :

Provincia/Estado: