Adicción a la pornografía

Mi querido consejero de almas en oscuridad,

Veo en este medio del Internet una forma de contar mi dolor escondido. Me da mucha vergüenza lo que voy a expresar, pero estoy desesperada y no sé a quien acudir.

Soy una persona cristiana por más de diez años; tengo 32 años de edad, y el problema es que hace un tiempo navegando en el Internet me topé con una página de pornografía y desde ese día, no puedo dejarlo y ya no encuentro que hacer,

Bueno, la verdad es que yo fui iniciada en la pornografía por un pariente mío que también me abuso cuando era adolescente. El lo que me mostraba eran revistas y yo ya había olvidado eso, pero hoy que en la privacidad de mi casa en el Internet he vuelto caer. Yo sé que usted selecciona las preguntas. Por favor, tome tiempo para darme una respuesta; ya que quiero ser libre de esto que me avergüenza. ¿Que me aconseja?

Adicta



Respuesta:

Mi amiga en primer lugar, te felicito por el valor que has mostrado al escribirme y pedir ayuda; ese es el primer paso para resolver este tipo de problema.

Como ya te diste cuenta la ventana de la pornografía es un pecado que se torna en una adicción, y hay que tratarlo como tal. Lamentablemente esta tecnología está siendo mal usada por muchos; muchas mujeres ahora luchan con esta atadura; También es cierto que muchas otras mujeres y hombres luchan con lo que llamamos “infidelidad virtual”.
Es decir, muchas personas casadas están faltando a sus votos matrimoniales secretamente con amantes “virtuales”. (Tema para otra oportunidad.)

Volviendo a tu situación. Me imagino que vas a la pornografía tratando de llenar un vacío (¿?) Eso es lo que buscamos en realidad con estas adicciones: llenar ese vacío de nuestra alma.

Salir de una adicción no siempre es fácil, pero si nosotros lo queremos, podemos. Lo primero que yo haría si estuviera en tus zapatos es: Pedir perdón a Dios (Juan 1:9). Dios es un Dios bueno y siempre está dispuesto a salvarnos de estas maldiciones del pecado.

También te recomiendo que hagas un pacto personal con Dios, en el cual le dices que someterás esa área de tu vida a su voluntad. Un pacto significa que puedes escribir en un papel tu compromiso de renuncia a esa adicción. En el mismo pacto tu le prometes a Dios, que la próxima vez que te veas tentada a ver pornografía, te detendrás a orar. Otra buena idea es buscar alguien de tu confianza en tu iglesia; le cuentes que estás luchando con tentaciones (con este tipo de adicciones hay que ser transparente, sin embargo hay que saber quien será nuestro confidente). Necesitas la ayuda de alguien para seguir tu promesa a Dios.

Posiblemente no va a ser fácil pero con la ayuda y el perdón de Dios, TODO ES POSIBLE. (Lucas 1:37) Seguro que si con sinceridad le clamas, El llenará ese vacío emocional que la pornografía nunca llenará.

Un consejo más: hay programas (filtros) para la computadora que podrías instalar que no permiten entrar a sitios que contienen pornografía; cuestan dinero pero en tu caso valdría la pena comprar un programa de estos.

Recuerda que Dios está para ayudarte y darte las armas para vivir una vida que Le glorifique.
(Efesios 6:10 – 18)

Si deseas, puedes escuchar este programa hice hace un tiempo atrás. . http://encuentro.ca/images/File/742enc_-_Infidelidad_Virtual.mp3

Que Dios te ayude y vivas en la libertad del Espíritu Santo de Dios.

Dios te ama y yo también.
Ernesto Pinto
www.encuentro.ca

Btn Preguntale A Ernesto
Btn Preguntale A Ernesto

Pastor, ¿qué haría usted en esta situación? En el día de hoy llegó a mi consultorio una joven de unos 19 años aproximadamente …. 
 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Audio Player
 
Subscribase Para Nuestro Podcast

                   



Busque su Emisora de Radio:


País :

Provincia/Estado: